El genio Francis Ford Coppola

Esta leyenda viviente del cine acababa de presentar Tetro en Cannes cuando concedió una entrevista a varios medios internacionales entre ellos El Universal para quien cubro el Festival galo desde hace una década.

Hablábamos de su legado, de cómo sus hijos también estaban siguiendo sus pasos en el cine cuando entró Roman Coppola a la terraza en la que estábamos, Mr. Francis levantó una ceja y añadió, en voz alta, para que su hijo lo escuchara, “pero ya saben, sólo puede haber un genio en la familia”. Roman no sonrió y siguió de largo.  

A continuación la nota que publiqué en El Universal.

Coppola defiende la verdad de su cine en Cannes

CANNES.— Una de las grandes figuras que engalanan esta edición del Festival de Cannes es sin duda Francis Ford Coppola, que presentó Tetro, el filme con el que se dio por inaugurada la sección paralela a la Sección Oficial conocida como Quincena de realizadores.
El mítico director, acompañado de su nueva musa, Maribel Verdú, y su descubrimiento, el joven Alden Ehrenreich en la terraza del hotel Noga Hilton, habló con la prensa:

“Amo el cine y lo que implica su realización, es mi vida y lo que me motiva cada día”, a la vez que aseguró que a pesar de que Tetro es una cinta con algunos tintes de inspiración biográficos y para la que tomó elementos de su familia. “Nada de lo que ocurre en la historia es real, pero insisto en que a pesar de eso, todo es verdad. Las cosas no tienen que ser reales para ser verosímiles. Es quizá ahí en donde se encuentra el punto de inflexión del cine y en las licencias que como director te puedes permitir para hacer una película creíble”.

Acerca de la polémica surgida al no tener su cinta en la Competición Oficial, no dudó en confesar: “Yo lo que quería es que Tetro pudiera competir en Cannes. Al ser una cinta independiente me parecía lo más apropiado pero el festival no lo consideró así. Y, aunque la organización del mismo me propuso una fórmula muy glamourosa para la cinta con alfombra roja y demás, yo sentí que lo adecuado era que Tetro estuviera en la Quincena de de realizadores. A mí no me importa desfilar con esmoquin frente a miles de fotógrafos, me importa que la película pueda competir libremente y ganarse su lugar dentro de la crítica y la audiencia en general”, aclaró.

Maribel Verdú nos contó lo que significó trabajar con el director de El Padrino y Drácula, “es un genio. Te sorprende a cada minuto y hace que alucines en el set con los movimientos de cámara y la serie de locuras que tiene reservadas para todos los actores”.

Para el joven Alden Ehrenreich, ser elegido por Coppola es algo que cambiará su carrera, “aún no puedo creer que me llamara para hacer esta cinta. Cuando supe que filmaría con él reconozco que sentí que algo cambiaría en mi vida”.

Visita la nota original aquí.

Leave a Reply