I ❤ Frida

Frida Kahlo llega a Nueva York para demostrarle al mundo que el arte no tiene muros.

La exposición ha sido curada por la mexicana Circe Henestrosa y el equipo del Museo de Brooklyn cuya directora asegura que querían hacer el show lo antes posible porque NY necesita contar historias positivas de México y sus inmigrantes.

Alejandra Musi
*ARTICULO PUBLICADO EN LA PORTADA DE CULTURA DE EL UNIVERSAL EL 6 DE MARZO DEL 2019.
 

Es imposible no valorar el impacto que tiene el momento en el que la exposición más grande de los últimos diez años de Frida Kahlo llega a Nueva York. Y es que si ha habido un icono de la fuerza femenina en México ha sido el de la artista que desde su estancia en los años 30’s en Estados Unidos mostró su mexicaneidad con orgullo. Para Anne Pasternack, directora del Museo de Brooklyn, la exhibición llamada Las apariencias engañan (Appearances Can Be Deceiving) que estará desde el 8 de febrero hasta el 12 de mayo en este emblemático recinto y que muestra el guardarropa, los accesorios y joyas más emblemáticos de la artista así como los corsets y elementos ortopédicos pintados a mano por ella entre otras importantes obras y fotografías provenientes de la Colección de Jacques y Natasha Gelman, “es una muestra de que el arte no tiene muros y que uno de los grandes valores de USA es la libertad y que Nueva York ha sido un lugar que siempre le ha dado la bienvenida a los inmigrantes. Quisimos hacer esta exhibición lo más rápido posible porque sabíamos que necesitamos contar historias positivas acerca de Mexico, de lo maravilloso que es y lo grande del ADN de este país”, contó a la admiradora de Frida porque “era una mujer que no ocultaba nada, ponía todo lo que sentía en su arte. Además, el Museo de Brooklyn es como Frida porque somos una institución curiosa que no tiene miedo a tocar los temas difíciles como los que se abordan en esta exposición pues en ella también hay una visión de la política y de la discapacidad”, explicó.

Expo de Frida Kahlo en NY.

Todo surgió con la investigación que Circe Henestrosa comenzó a hacer a raíz del descubrimiento del guardarropa de Frida Kahlo en el 2004. Circe fue la curadora de la primera exposición de Frida con esta temática en La Casa Azul – Museo Frida Kahlo en el 2012 y que después fue llevada a Londres al Victoria & Albert Museum en el 2018 para finalmente desembarcar en Nueva York este 2019 con varias novedades que la harán muy especial: contará con obras de otros museos que no se habían prestado antes como Ahora que estoy pelona propiedad del MoMA, la colección de arte mesoamericano del Museo de Brooklyn se incorporó de forma especial a la exhibición para acentuar los intereses que tenían Frida Kahlo y Diego Rivera por este tipo de arte del cual eran coleccionistas y además estará presente la relación que Frida tuvo con Estados Unidos con su complejidad y conflictos porque aunque Kahlo amaba Nueva York era comunista y estaba muy en contra del estilo frívolo de la clase acomodada de la ciudad. Detroit fue una ciudad que le horrorizó por su fundamento industrial y San Francisco le causaba la misma fascinación y rechazo que NY. Todo lo que despertó en Frida esta relación con USA fue algo que los curadores tomaron en cuenta para enriquecer y darle un marco diferente a la exhibición. Para Catherine Morris, curadora para el Centro de Arte Feminista Elizabeth A. Sackler del Brooklyn Museum, “explorar la compleja y a menudo conflictiva relación de Frida con Estados Unidos es una parte muy importante de su historia. Sus experiencias en San Francisco, Nueva York y Detroit jugaron un papel clave en el desarrollo de su arte, sus visión política y fueron instrumentales al momento de elegir el enfoque de sus decisiones”.

La imagen de Frida Kahlo en New York.

Para Circe Henestrosa, “este es un momento importante entre México y Estados Unidos y por eso es que yo quería traer esta exposición aquí pues es traer a México con mucho orgullo adaptando el guión curatorial de las exposiciones pasadas para enriquecerla con el equipo de curadores locales del Museo de Brooklyn y que sigue la historia de cómo Frida construyó su identidad a través de elementos de discapacidad y etnicidad. Y es que Frida eligió el vestido de tehuana como su logotipo y cuando se descubrió el guardarropa en el 2004 también aparecieron todos sus aparatos ortopédicos y un dibujo muy especial que se llama “Las apariencias engañan” que es muy importante porque en él Frida se muestra a ella misma desnuda con la pierna derecha más delgada que la izquierda, portando un corset y con un vestido de tehuana en la silueta y lo que nos explica es cómo el vestido de tehuana le ayudaba a llevar bajo todas esas capas de ropa su enfermedad y su discapacidad porque debajo de todos esos huipiles y telas estaba su cuerpo herido”, explicó la curadora para quién esta investigación fue algo muy especial pues su familia paterna viene de la zona de Tehuantepec y su tía abuela, Alfa Henestrosa, le hacía los vestidos de tehuana a la artista, “yo misma soy una portadora del vestido de tehuana y quería saber por qué Frida lo escogió como su logotipo y descubrí que cuando decidió vestirse así estaban cambiando muchas cosas en su vida: era la época en que José Vasconcelos empezó a promover todos los valores y la cultura mexicana a través de la idea de mexicanidad en el tiempo que se conoce como el Renacimiento mexicano. Es cuando él comisionó a muralistas como Adolfo Siqueiros, José Clemente Orozco y Diego Rivera a pintar  estos temas porque él pensaba que el país iba a salir del trauma de la Revolución con la educación y la promoción de la cultura. Entonces Frida Kahlo se alineó a estos valores y empezó a buscar una identidad que la hiciera ver muy mexicana”, apuntó la experta para quién la estancia de Frida en Estados Unidos también fue clave, “ella se casó con Diego Rivera en 1929 y de 1930 a 1933 vivieron en Estados Unidos y ahí es cuando ella adquiere el look por completo porque es donde Frida siente que quiere proyectar aún más los valores mexicanos. Cuando ella elige este vestido no lo hace por casualidad: es un vestido que viene del Istmo de Tehuantepec que es una sociedad matriarcal con lo cual ella elige un vestido que simboliza a una mujer fuerte y poderosa y que también le ayuda a lidiar con su cuerpo porque todos los accesorios del vestido concentraban la atención del observador del torso hacia arriba distrayéndote de sus piernas. Cuando adquiere este look es el comienzo de Kahlo como gran artista, pero también del deterioro de su cuerpo. Y es un atuendo que le ayuda a mostrar sus convicciones políticas y a decirle al mundo que ella era comunista y mexicana”.

Según explicó Lisa Small, Curadora de Arte Europeo del Museo de Brooklyn, “esta exposición es muy importante porque es la primera que se hace en Estados Unidos que incluirá algunas de las ropas y posesiones personales provenientes de la Casa Azul en México mostradas en contexto con sus obras de arte más celebradas”. Para Morris, “el arte y la historia de Frida Kahlo resuena a través de las fronteras geográficas e históricas”.

¿Por qué ésta es la exhibición de Frida más grande de la década? Aquí los datos:

La exhibición se organiza temáticamente en 10 secciones:

Roots (30 objetos) Gringolandia (11 objetos) Marriage (12 objetos) Art and Revolution (6 objetos) Picturing Mexico (26 objetos) The Blue House (84 objetos) Disability and Creativity (50 objetos) Fashioning Gender (5 objetos) New York Exhibition (9 objetos) Art & Dress (102 objetos).

Habrán más de 300 objetos en total:

Pinturas (11 de Frida Kahlo), Ropa (22 atuendos), Fotografías (+150), Artefactos personales (50+ objetos) Trabajos en papel (15 de Frida Kahlo)

Objetos añadidos por el Museo de Brooklyn:

  •  3 pinturas adicionales de Kahlo, incluyendo la obra del MoMA, el Autorretrato ahora que estoy pelona (Self-Portrait with Cropped Hair, 1940); el Retrato de Diego Rivera, de The Jacques and Natasha Gelman Collection of 20th Century Mexican Art y The Vergel Foundation y Frutos de la Tierra, de Citibanamex.
  • Para la sección del tiempo de Kahlo en Nueva York se incluyen materiales de archivo de su primera exhibición en solitario en 1938 en la Galería Julien Levy de NY.   
  •  Más de 40 fotografías de los archivos Throckmorton Fine Art, Mary-Anne Martin Fine Art y the Nickolas Muray Archive.
  •  Approx. 45 objetos de la colección del Museo de Brooklyn realizados para la colección Arts of the Americas.

Leave a Reply