Woody Allen antes del escándalo

Antes de que se volviera tan complejo hablar de Woody Allen (al menos para mí porque me causa conflicto no saber si las acusaciones de abuso sexual son ciertas o no) me encantaba entrevistarlo. Cuando me preguntan cómo es, siempre digo lo mismo: igual que en sus películas. Esta entrevista la hice en Venecia, cuando estrenaba Cassandra´s Dream y acababa de filmar Vicky, Cristina, Barcelona. Fue genial porque se perdió en el hotel y mientras en una habitación yo y otros tres colegas periodistas lo esperábamos, Woody estaba sentado en la sala de otro cuarto. Llegó su representante y nos preguntó, “¿cómo, Mr. Allen todavía no está aquí?”. Veinte minutos después apareció Woody con cara de no me entero y empezó a hablar sin parar, bajito, pidiendo disculpas y explicando todas su peripecias por el hotel y el por qué de su confusión. Parecía recién salido de Annie Hall. Después de las risas compartidas puse ON a la grabadora y comenzó la entrevista.  

Otra ocasión: en medio de la entrevista por The Curse of the Jade Scorpion comienza a sonar su celular. “Hi, ok, ok. Nop, meat will be ok, yes… and salad. Maybe a dessert. Yep”, decía. “Perdón es que era Soon-Yi y quería saber qué iba a querer hoy para cenar”, se excusó. No se preocupe Mr. Allen que sólo le robaré 20 minutos, le prometo que llegará a tiempo a la mesa.

Woody Allen en entrevista.

Leave a Reply